Cristiano fue más Ronaldo que nunca

Era el partido del morbo, de los reencuentros, de las cuentas pendientes.A pesar del período de preparación en el que están instalados los equipos, Chelsea y Real Madrid demostraron querer ganar el partido desde el pitido inicial.

Y ahí salieron victoriosos los blancos. Con más fútbol, más motivación y, posiblemente, mejor equipo. El equipo de Ancelotti gusta y mucho. El italiano ha apartado el doble pivote para incrustar a un excelente Modric en la creación rodeándole a su vez de Isco y Özil, dos jugadores capaces de todo, desde la asociación hasta el gol pasando por la asistencia. Esto, aderezado con el trabajo de Khedira y los pinchazos de Cristiano Ronaldo hacen que los aficionados madridistas vuelvan a creer que el Real Madrid es capaz de regresar a las mejores apuestas deportivas en todas las competiciones.

En cuanto al partido, el Real Madrid fue dueño y señor del mismo. Presión arriba, dominio del cuero y finalización de jugadas eran las premisas. Marcelo era un puñal por la izquierda y Modric repartía fútbol a diestro y siniestro. Así, el brasileño, colándose por el centro del ataque blanco, puso el 1-0 en el marcador. Corría el minuto 14 y la cara de Mourinho se tornaba en circunstancial. Rápido empató Ramires en la única jugada en la que el Chelsea supo combinar más allá de su propio terreno de juego aprovechando la fragilidad defensiva blanca. Quizás esa es la asignatura a mejorar en esta pretemporada madridista.

El gol del Chelsea alteró el resultado pero no el guión. El Madrid continuaba mandando y aún se esperaba a Cristiano Ronaldo, el portugués. El ‘7’ madridista no faltó a la cita y pasada la media hora de juego lanzó un obús lanzando un libre directo ante el que nada pudo hacer Petr Cech. Efusiva celebración teniendo en cuenta las alturas de la temporada con mensaje claro para su ex técnico. Caprichos del destino, Iker Casillas también apareció para desbaratar una clarísima ocasión de Hazard y el propio Cristiano hizo el tercer y definitivo tanto previa asistencia de Isco. Después, el carrusel de cambios dio paso a un final de partido tranquilo después de lo frenético del choque en general, sin alteraciones en los pronósticos deportivos en la web de bet365.

Así, el Real Madrid se alza con el trofeo de su gira americana y lanza un mensaje de mejoría futbolística de cara a esta nueva etapa. Aún queda mucho por recorrer, pero no había mejor lugar y mejor rival ante el que dar el primer paso de una temporada que tiene muy buena pinta para los blancos.

Guillermo Fernández